dudas%20frecuentes_edited.jpg

Dudas Frecuentes

¡Vamos a resolverlas!

 1. ¿Desde qué edad se puede comenzar?

El momento recomendado para que los peques empiecen a signar es a partir de los 6 y hasta los 18 meses, aunque si una familia quiere ponerlo en práctica antes, será maravilloso. Cuanto antes se empiece a enseñar, antes empezará tu bebé a entenderlos y, probablemente, a hacerlos y más vocabulario aprenderá.

 😀 ​😃 😄


 2. ¿Cómo saber si es buen momento para mi bebé?


Lo hemos apuntado en el apartado anterior, pero es muy importante que esto quede muy claro. Hemos dicho que la edad ideal para comenzar a signar es a partir de los seis meses porque es cuando empiezan a desarrollar sus habilidades motoras finas de forma más activa (se descubren las manitas, quieren hacer cosas con ellas, señalan objetos que quieren, intentan coger todo lo que tienen a su alcance…). Además, entre los seis y los ocho meses podemos apreciar el interés que tienen nuestros bebés por imitarnos en todo lo que hacemos. Se trata de intentar empezar a aprovechar este interés para que repitan los signos.


😌 😉 🙂

3. ¿Cuánto tardan en aprender a signar?

Deberemos ser pacientes y siempre muy positivos ya que si lo hacemos bien (que seguro que lo hacemos genial), el bebé aprenderá 100%. Pero es muy importante tener en mente que no todo está de nuestra mano, depende mucho del desarrollo del bebé, del número de personas que le signen a su alrededor, del momento en el que se encuentre (por ejemplo, si va a empezar a andar dentro de poco, muy probablemente dejará de signar durante un tiempo y luego lo retomará porque necesita poner toda su atención en el intentar andar), de si le signan en la escuela infantil, etc. 

Las canciones les encantan, y si les enseñamos signos con música y con sonidos también ayudará mucho a nuestro peque. 

🤣🤣🤣


4. ¿Puede retrasar el desarrollo del habla?

Una de las dudas que más nos plantean las familias es la de si por el hecho de signar, el bebé puede que no quiera empezar a hablar. ¡NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD! El hecho de que los peques puedan comunicarse a través de los signos incentiva su deseo de poder desarrollar esa comunicación con nosotros y esto acelera el proceso natural del habla. Además, para introducir los signos es muy importante acompañar el signo de la palabra correspondiente, por lo que nuestros peques están mucho más expuestos al lenguaje verbal.